En el siglo XXI cualquier emprendimiento (del tamaño que sea) se convierte en un puzle complejo para que todas las piezas encajen. A veces, al empresario ilusionado le puede parecer que está inmerso en una gincana que no va a terminar nunca por las fuerzas que se requieren de él o ella. Esta es la principal razón (hay muchas más) por la que una estrategia de marketing en el primer momento se hace imprescindible. El mundo se ha hecho global, las valoraciones de los productos viajan kilómetros, todo va rápido y, a la vez, es necesario ir cimentando una reputación (tanto online como offline) que no se consigue de la noche a la mañana.

El mundo es global, pero mi empresa no está situada en una gran capital

Es uno de los primeros errores que se suelen cometer a la hora de plantear una campaña de marketing con audacia: que nuestra compañía no está situada ni en Londres, Madrid, Nueva York, Hong Kong o Pekín. Ni falta que hace, porque cualquier punto del planeta (siempre que tenga unas conexiones básicas) puede explorar su potencial de mil maneras. Pongamos por caso Toledo, a menos de una hora en coche desde Madrid y con poco menos de 84.000 habitantes.

¿Qué negocios pueden prosperar en Toledo?

Pues con una buena campaña de marketing cualquier idea de cualquier tipo. Bien es verdad que hay nichos de mercado tradicionales (alimentación, artesanía, hostelería, turismo, ocio…) que parecen a priori más fáciles, pero quedarse estancado en lo que ha funcionado (aunque sea a empujones) hasta ahora, es el primer paso para que las cosas no vayan bien en la era de Internet 3.0.

¿Qué me aconsejan si mi negocio está situado en una ciudad pequeña como Toledo?

1.- Apóyate en profesionales que tengan un buen equipo de trabajo, multidisciplinar, adaptable, abierto a las nuevas tendencias del mercado, curiosos por lo que está sucediendo en el mundo, versátiles, inteligentes y sin miedo a la acción.

Empresas personalizadas

¡Cuidado con las empresas de marketing que trabajan como franquicias! Una cosa es que una compañía crezca y se establezca en otros puntos y otra muy distinta son esos nombres que aparecen en Guadalajara, Madrid o Santillana del Mar. Estas compañías funcionan con planes de trabajo estandarizados y con un protocolo interno fijo que, con toda probabilidad, no te va ayudar a conseguir tus objetivos. Volvemos al punto primero. El mundo está cambiando a pasos agigantados. Necesitas personas creativas, con la menta abierta, con capacidad de análisis y dispuestas a asumir riesgos (sin ellos no hay éxito) cuando las cosas se tuercen.

No trabajes solo ni de la misma forma que hasta ahora lo has hecho. Esto no significa que tires por los aires aquello que conoces, pero sí que lo pongas en cuarentena (especialmente si los resultados no son los esperados). En este sentido, si tienes la oportunidad, únete a alguna empresa de marketing que, de alguna manera u otra, te introduzca en los negocios moleculares. Da igual que tu compañía se encuentre en Toledo. Con esta fórmula, tus productos (bienes, servicios, ideas, apps, inmuebles…) tienen más posibilidades de salir de tu emplazamiento. Y, a la vez, afianzarse a nivel local.

La necesidad de innovación en el marketing online

Está abierto a las ideas nuevas para negocios tradicionales. Si estos han funcionado hasta hace pocos años de manera local, al día de hoy no te puedes quedar solo aquí. Y esto no significa que todo lo internacional sea la panacea. ¡Ni mucho menos! Pero sí que las idas y venidas de personas de otras partes del mundo, pueden, incluso, aumentar la clientela local. ¿Y cómo esto? Volvemos al caso de Toledo, con una rica tradición en artesanía en forja, damasquino, repostería, alimentación…

Y sin contar su excepcional patrimonio artístico y cultural. Pues bien,  con las adecuadas campañas de marketing un visitante de Asia, América del Sur, Canadá o Rusia (por poner solo unos cuantos casos) no solo quiere deleitarse con las obras de El Greco y las maravillas del casco antiguo. Este viajero también quiere probar la gastronomía o acceder a cualquier pieza de artesanía o cualquier otro producto. Aquí los negocios locales tienen que hacer un esfuerzo (de marketing, publicidad y comunicación en general) para presentar de forma apetecible sus productos.

Estos tienen que encajar en la cosmovisión, gustos, estilos de vida e, incluso, dietas de los compradores internacionales. De vuelta, el cliente local, el de Toledo, cuando se da cuenta que lo típico de su sitio se hace internacional, lo valora mucho más accediendo (comprando) a ellos con más ganas. El ser humano funciona así. Esto solo se consigue con una buena empresa de marketing que haga campañas publicitarias y de comunicación inteligentes y creativas.

Un ejemplo de marketing local en un mundo global: Toledo

Si nos centramos, siguiendo con el ejemplo, en Toledo para las campañas de marketing de cualquier empresa, acabamos en lo que se llama reputación, la cual puede ser offline (el boca a oído de toda la vida) pero, bajo ningún concepto, puedes obviar la online. Ésta es más compleja si cabe. Por eso, no puedes dejarla en manos de profesionales poco implicados o que actúan de forma autómata. Aquí sí que se necesita versatilidad y creatividad a diario. Las redes sociales tienen que ser mimadas. Los productos deben presentarse de manera apetecible. Hay que enganchar al consumidor con experiencias únicas (si se trata de artesanía o producción local). Se necesita constancia y trabajar un tiempo con los mismos profesionales para que nos conozcan y nos puedan ayudar mejor.

Ni que decir tiene que cualquier campaña de marketing se haga en Toledo o en cualquier punto del planeta no puede resumirse en un puñado de frases. Cada idea, cada proyecto, aún teniendo unas líneas comunes, necesita un estudio personalizado y personal altamente cualificado.

Candela Vizcaíno

Consúltanos a través de nuestro formulario

Si quieres que tu negocio venda en Internet,

cuéntanos tu proyecto sin compromiso

O si lo prefieres, llámanos tú : Tlf. 925 96 08 07

   
 

Pin It on Pinterest