El contenido no es que sea el Rey, es todo en la red. Sin la generación de textos relacionados con tus productos o servicios es complicado (a no ser que pagues una barbaridad en publicidad directa) atraer público hacia tu sitio. Con la demanda llega la oferta. Se requiere personal que “sepa” escribir. Y subrayo el verbo saber porque una cosa es poner una palabra tras otra (que eso lo hace cualquiera con un mínimo de instrucción) y otra muy distinta armar un texto útil para el lector y, por tanto, para tu empresa. Aquí radica la dificultad. Hoy te vamos a guiar por esas 10 cualidades mínimas que debe tener cualquier redactor, periodista o escritor encargado de los contenidos de tu web. Te adelanto que nosotros los cumplimos con creces y algunos más. Somos especialistas en marketing de contenidos.

10 cualidades imprescindibles del redactor especializado en marketing de contenidos

Voy a utilizar el masculino (término no marcado) aunque seamos mayoría femenina en esta profesión. Simplemente voy a seguir la gramática marcada, primera cualidad de un buen redactor. La red está llena de faltas de ortografía. Así que vamos a hacer limpieza (como la Academia de la Lengua) y los textos que creemos estarán impolutos desde el punto de vista gramatical. Anota más cualidades importantes:

1.- Un redactor necesita formación académica y conocimientos de SEO

Que poner una palabra tras otra no es muy difícil, pero para levantar los textos que a Google le gusta se necesita tener formación específica y estar acostumbrado a estructurar lo que se va a decir de manera lógica y coherente. Además, el marketing de contenidos sin SEO (esas reglas entre la ciencia y la magia que hace que tu texto se posicione en los primeros puestos de búsqueda) no sirve absolutamente para nada.

2.- Un redactor debe saber escribir bien…

Parece una obviedad, pero la tarea no es tan fácil. Hablo de ortografía pero también de que las frases no se atraquen y que sean fluidas. Textos he visto que se enredan en una idea sin aportar nada. Al margen de esto y paralelamente, el español es muy complejo con diversas hablas (mexicano, argentino o andaluz por poner un caso). El redactor debe conocer “el español” específico del público a que se dirige para que la lectura sea natural.

3.-Los textos del marketing de contenidos deben ser amenos y cercanos

Vale que tú tengas tres carreras, un máster y un doctorado pero en la red no se escribe para una revista científica. Las frases deben ser empáticas, sencillas, fáciles y que inviten a la lectura. Para eso se necesita fluidez en la escritura (¡y haber leído mucho!).

4.- Un redactor de marketing de contenidos tiene que estar informado

Y continuamos con lo anterior. Tú puedes ser buenísimo (por poner un caso en los trágicos personajes de  Yerma y haber escrito decenas de artículos en revistas científicas, pero si quieres escribir para (por poner otro caso) dar a conocer una puesta en escena en concreto tienes que adaptar el lenguaje en primer lugar. Y, en segundo lugar, tienes que tener una amplia cultura general y poder, así, hilar una cosa con la otra. De lo contario, los textos quedan como en un bucle siempre diciendo lo mismo.

5.- Imaginación e inventiva, necesarias en el marketing de contenidos

La red está llena de palabras y de muchas ideas repetidas. Si queremos destacarnos de la competencia no queda otra que darle a la imaginación proponiendo temas novedosos y tratados desde puntos de vista alternativos. No hace falta que yo ponga aquí que la mayoría de las empresas necesitan artículos muy específicos para una clientela determinada y tampoco nos sirve atrancarse con obviedades y repeticiones.

6.-  Las redes sociales son imprescindibles

Y necesariamente la tarea tiene que continuar en las redes sociales con su lenguaje y técnica específica. Aunque la de Community Manager es una profesión aparte, un buen redactor debe conocerlas, usarlas y no poner peros. Además, debe asesorar sobre la más conveniente a la temática a tratar, que no es lo mismo Twitter que Instagram. En Facebook parece que hay que estar sí o sí.

7.- Un redactor tiene que mostrar flexibilidad en las temáticas a tratar

Expertos sí, pero si tienes cualidades (investigación, creatividad, espíritu de superación…) y sabes escribir de una amplia gama de temas esto hará que los textos sean más ricos tanto en el enfoque como en el tratamiento. Recuerda que a Google le gusta la calidad, la novedad y la originalidad. Los robots aprenden rápido y, al día de hoy, detectan en un santiamén los textos prescindibles.

8.- Un redactor de contenidos tiene que saber manejar las estadísticas

Somos de letras pero no le podemos hacer ascos a los números. El marketing de contenidos es también ciencia. Por eso hay que saber acceder a las gráficas e interpretar las estadísticas detrás del trabajo.

9.- El buen redactor tiene un buen equipo detrás, tanto de logística como humano

Nada bueno se hace solo aunque seas un crack. Por eso, es imprescindible un equipo (de logística) y, sobre todo y especialmente, humano detrás del trabajo de redactor. No es una obviedad esto que estoy diciendo. Hay supuestos profesionales que hacen las tareas desde bibliotecas públicas o lugares con horarios restringidos. Se puede funcionar así en los primeros momentos para buscarse un hueco en el mercado, pero estos no son los profesionales que una empresa necesita. No solo hay que ser proactivos también independientes en todos los aspectos. Y eso no se consigue sin más. Por otro lado, el apoyo de un equipo multidisciplinar para todo aquello que se complica en el día a día es importantísimo. ¡Nosotros tenemos uno insuperable!

10.- El marketing de contenidos debe ser comunicativo

Parece otra obviedad más, pero no es así. Volvemos a la idea anterior: no se trata de poner una palabra tras otra. Hay que tener buenas cualidades de relaciones públicas y hasta espíritu diplomático. En la red (y fuera de ella) hay personas de todo tipo y ni que decir tiene que es imprescindible saber moverse con elegancia entre trolls, personal tóxico, amargado o sencillamente, con trastornos gravísimos de la personalidad…

11.- No es una cualidad y se sale de la lista: que facture legalmente

Otra obviedad que, a veces, se pasa de alto con el consiguiente quebranto económico. Un post barato hecho por una persona que cobra en negro, te digo desde ya que en el 100% de los casos no te va a servir de nada. La factura es la garantía de un trabajo responsable y de calidad.

Y la  cualidad extra es que sea, si no puede ser buena persona (lo ideal), que, al menos, sea honrado y honesto con su trabajo, que sea capaz de defenderlo y blandir la antorcha del orgullo de las tareas que se saben bien hechas. El que esté en esta profesión con gusto (aunque pasemos los honorarios  a final de mes o a la consecución del proyecto), también se nota en la calidad del resultado. Si en este mundo hay algo que significa y que diga esas son las palabras.

Ni que decir tiene (esto es marketing de contenidos del difícil) que en Web-Consulting tenemos el mejor equipo para hacer esta tarea para tu empresa, proyecto o idea con éxito. Firma una de las redactoras.

Por Candela Vizcaíno

 

Consúltanos a través de nuestro formulario

Si quieres que tu negocio venda en Internet,

cuéntanos tu proyecto sin compromiso

O si lo prefieres, llámanos tú : Tlf. 925 96 08 07

   
 

Pin It on Pinterest