Los últimos números publicados sobre la red social del momento, Instagram, hablan de 800.000.000 usuarios diarios. Eso se lee ochocientos millones de usuarios, que no se nos escape ningún cero. ¡Y en aumento! Ya que el avance es estratoférico. Con esos números, seguramente la mayoría de las empresas piensan que aquí hay que estar de cualquier manera. Y así es, pero con sus matices. Ni todas las redes funcionan por igual (acceso al público objetivo) ni los recursos de las compañías son ilimitados. Por eso, antes de embarcarse en abrir cuentas para luego cerrarlas o, lo que es peor, dar una imagen poco adecuada de nuestros productos o servicios, conviene tener algunos datos en cuenta.

¿Cómo funciona Instagram tanto para empresas como para particulares?

Instagram, aunque puede usarse desde el ordenador con programas especiales, está concebida como una app. Esto es, es una red para y por el móvil. Es sencilla a más no poder y las búsquedas se basan en los hashtags (temas, personajes, ubicaciones y noticias señalizados con #). También se puede acceder al contenido por geolocalización, por nombre personal, de empresa o de alías (si se conoce). Las búsquedas son bastante exactas.

Es una red social basada exclusivamente en lo visual aunque se pueden colocar descripciones largas más allá de los hashtags. Se suben las fotos directamente desde el móvil y el sistema te permite una serie de ediciones (luz, saturación, encuadre, sombras, contraste, textura, ajustes…) Desde aquí se tiene la opción para publicar en Facebook, Twitter o Tumblr. También se pueden enviar por mensaje privado o por mail.

Las cuentas pueden ser abiertas (las de las empresas todas, ya que es un escaparate) o necesitas el permiso del propietario y/o administrador para poder seguir. Seguir significa ver.

La geolocalización es muy eficaz. Tanto es así que, cuando vas a subir una foto en un sitio concreto, te lo da de inmediato. También memoriza dónde se hizo la toma por si se quiere subir la imagen más tarde. Esto no es baladí cuando hablamos de empresas muy focalizadas a la clientela local. Aunque, como hemos comentado en otras ocasiones, lo local no tiene por qué negar lo internacional, sí es una baza para compañías con productos muy especificados que ni quieren ni deben perder el sello de origen.

Los apabullantes números de usuarios de Instagram

Las cifras que maneja esta red social creada en 2010, pero que, desde 2014 ha tenido un auge vertiginoso, son de mareo. Se calcula que para 2018, los usuarios diarios (esto es, conectados) en Instagram en todo el mundo superen los mil millones. Y lo pongo con letras para que no se me escape ningún cero. Eso en lo que respecta a los perfiles de particulares que usan la red para cosas diversas: desde informarse de sus productos, destinos o personajes favoritos hasta hacer su personal postureo. Casi el 60% se conecta a diario. El tiempo utilizado en la red ha aumentado en el último año un 80% y es un multiplicar (más que un sumar) y no parar.

Beneficios de Instagram para las empresas

Entonces, nos apuntamos, ¿verdad? Vamos despacio porque más allá del número de usuarios, las posibilidades para las empresas que estén en Instagram son múltiples. Enumero:

  • Los perfiles son gratuitos. Otra cosa es la publicidad y la gestión de la cuenta.
  • Seguramente ya estará tu competencia. Al día de hoy (junio de 2018) hay más de 25 millones de empresas en esta red.
  • Hay un 60% de usuarios que reconocen buscar productos para comprar en Instagram. Yo misma sigo una marca de coches que me encanta. Los interesados están atentos a las novedades. El conocimiento genera el deseo y el deseo la compra.
  • El incremento del tiempo que los usuarios (potenciales clientes) pasan en la red social aumenta día a día. La compañía publica un incremento durante este año del 80%. Esto es, hay cada vez más usuarios y estos están más enamorados de la red social.
  • Aunque las fotos son más populares que los vídeos, estos tienen cada vez más relevancia. En Instagram puedes subir un anuncio con tus productos utilizando el formato vídeo tradicional y con menos recursos económicos de los necesarios que hace una década.

¿Qué empresas pueden obviar Instagram y sus millones de usuarios?

A pesar de los números y las cifras de la red social del momento, si te dedicas, por poner un caso, a arreglar documentos o, por poner otro, piezas interiores de una máquina que va en un modelo de un barco específico y todo por poner ejemplos extremos, ¿para qué? Es más adecuado destinar esos recursos (de tiempo, de capital humano y, ¡cómo no! económicos) a otros modelos de marketing. Nosotros te ayudamos a decidir.

¿Qué empresas tienen que estar sí o sí en Instagram?

En el otro lado, Instagram luce, y de mil maravillas, (cuando se hace bien) en las campañas de marketing de empresas de distintos sectores en lo que lo visual cobra importancia. Pongo algunos casos:

  • Cualquier compañía dedicada al turismo tiene que tener Instagram como cabecera. El hashtag #travel (viaje en inglés) tiene cerca de trescientos millones de publicaciones. Eso demuestra no solo el nivel de interés en las publicaciones (también individuales) sino también en las búsquedas. Las posibilidades en este sentido son tan infinitas como el disfrute viajero: habitaciones de hoteles, eventos, destinos, fiestas, clientes satisfechos y un largo etcétera.
  • Un tanto de lo mismo sucede con las de restauración, servicios para eventos o transporte.
  • Ni que decir tiene que la moda, joyería y accesorios para chicos y mayores tienen que estar en Instagram.
  • Otra línea importante es la decoración (en todos sus ámbitos), la construcción (sobre todo la de elementos artísticos) y la inmobiliaria.
  • ¿Arte sin Instagram? Casi que no.

En general, esta red social es perfecta para aquellas empresas que necesitan mostrar sus productos como si lo hicieran en un escaparate hacia la calle. Por supuesto, todo ello con la profesionalidad de los mejores Community Managers.

¿Cómo hay que gestionar tu cuenta de Instagram empresarial?

Sencillamente como cualquier otra: con profesionalidad. En Instagram hay millones de usuarios pero también el mismo número de publicaciones de la competencia. Por eso, hay que ser bastante selectos a la hora de subir una foto. En general, tienes que tener en cuenta lo siguiente:

  • Ponerte en el lado del cliente. Le interesa lo que ofreces y que esté presentado de una manera apetecible que le invite a soñar (un restaurante, una obra de arte, un viaje, un mueble…) El acto siguiente es el consumo. Si las cosas están realizadas descuidadamente, este gesto no se va a producir.
  • Obvia noticias corporativas con los miembros del equipo ante una pizarra. Seguramente no te van a buscar por eso. Es sorprendente todas las empresas que empiezan por aquí con la consiguiente nula interacción.
  • Las fotos y los vídeos tienen que ser de muy buena calidad (aunque se hagan con un móvil) con un buen encuadre y que la historia “diga” algo. Se trata de que la imagen narre aunque se atienda a detalles.
  • Por eso, la puesta en escena es muy importante. Si vendes pimientos, por poner un caso, no los ponga como si estuvieran en el supermercado. Así ya se los encuentra el cliente. No es eso lo que quiere ver. En Instagram hay que ser muy creativos y realizar imágenes con una buena dosis artística.
  • Hay que saber seleccionar los hashtags tanto como el texto. Incluso el público español busca los contenidos en inglés y estos hay que conocerlos.
  • No podemos perder de vista el papel fundamental de la geolocalización.
  • Ni que decir tiene que eso de seguir para que me sigan ya está pasado. Debes buscarte tus propios seguidores aportando contenido de calidad continuado en el tiempo.
  • En Instagram, más que en ninguna red social, hay que tener en cuenta las horas de publicación.

En definitiva, como cualquier otra comunicación empresarial que hagas tanto en redes sociales como en marketing de contenidos debe ser estudiada por profesionales. En Web-Consulting te ayudamos con esta tarea.

Aunque siempre intentamos adelantarnos a las preguntas, seguro tienes algunas cuestiones que plantearnos. O bien te apetece mostrarnos tu proyecto para que lo analicemos con más detalle. No dudes, si así es, en contactar con nosotros. Damos respuestas a las dudas de forma inmediata.

Por Candela Vizcaíno

 

Consúltanos a través de nuestro formulario

Si quieres que tu negocio venda en Internet,

cuéntanos tu proyecto sin compromiso

O si lo prefieres, llámanos tú : Tlf. 925 96 08 07

   
 

Pin It on Pinterest