Los comparadores de productos la última revolución de Internet

No nos damos cuenta pero la red, en apenas 20 años, ha cambiado casi nuestra percepción de la realidad. Se acusa a Internet de fomentar comportamientos incívicos (acosos, malas palabras o timos monetarios). Pero la verdad sea dicha es que a nuestras vidas diarias a traído más bien que males. Por un lado, ha permitido una comunicación y un acceso a la información desconocida con anterioridad por la humanidad. Además,te permite (con los comparadores de productos por poner un caso) tomar decisiones económicas sin intermediarios.

Una historia mínima de Internet para entender los comparadores de productos

Pero vamos por partes que, de nuevo, nos adentramos muy rápidos. Hoy me voy a permitir recordar solo unas fechas para que nos podamos hacer una idea de la revolución que ha supuesto la web. Internet, para el usuario normal y corriente sin formación específica en comunicación o ingeniería, estuvo disponible entre los años 1995-1997. Esto es, los que pertenecemos a la Generación X no fuimos educados en nada que se le pudiera parecer. Y un sistema similar a la web de hoy era casi ciencia ficción.

Facebook (¡con alrededor de 20.000.000 de perfiles solo en España), aunque nació en 2004 para los integrantes del campus universitario de la elitista Harvard, estuvo disponible más o menos como la conocemos hoy alrededor del año 2007 o 2008. ¡El botón me gusta es del año 2010! Es el mismo año de apertura de la tienda online de Zara o del lanzamiento de Instagram, aunque el auge de ambas plataformas es de apenas unos cuantos años. Estamos hablando que todos estos servicios tienen la misma edad que los niños que hoy cursan primaria.

Internet durante la última década

Durante esta última década, Internet nos ha acostumbrado a comprar vuelos y billetes de tren, a reservar habitaciones de hoteles, a operar con nuestra cuenta bancaria. Es cotidiano el acto de buscar antiguos amigos del colegio, acceder a información en tiempo real, a crearla y publicarla… También es el día a día investigar sobre temas que nos motivan,  asesorarnos sobre nuestra salud, nuestras creencias, nuestros miedos…

La web elimina intermediarios con la proliferación de tiendas online, con las posibilidades que ofrecen las app de la economía colaborativa… En fin no todo en ella son malas palabras e intentos de fraudes, engaños y mentiras. Si tomamos las debidas precauciones es tal como la misma vida, pero con herramientas para hacernos la cotidianidad más fácil. Las últimas novedades en aparecer en la web han sido los comparadores de productos.

¿Qué son y para qué sirven los comparadores de productos online?

Y son las últimas porque hemos tenido que esperar a que Internet se llene con ofertas, con empresas que ofrecen sus servicios a un solo click, con tiendas online y con un mayor porcentaje de usuarios acostumbrados no solo a comprar sino también a vender. Es normal hacerlo a través de las páginas gratuitas de anuncios como algo habitual y cotidiano.

Los comparadores de productos, cuando están bien hechos, como los que desarrolla Web-Consulting, sirven para indicar los bienes o servicios más adecuados a tus necesidades. En esencia, están concebidos para, de manera neutral (de no ser así no sirven), indicarte cual es el que se adapta a tus necesidades. Vamos a poner ejemplos. Los comparadores de productos pueden estar dirigidos a personas que quieran contratar un seguro de vida o de salud o estén buscando alquiler de fotocopiadoras o que necesiten encontrar una ruta turística… Las posibilidades son infinitas casi. Los que están desarrollados correctamente te harán una serie de preguntas fáciles que se pueden contestar con un click (tanto en el ordenador como con el móvil) y, dependiendo, de las repuestas, un robot informático filtra esos datos para darte el bien o servicio que mejor se adapta a tus necesidades.

Los comparadores de producto, para que cumplan su función, tienen que ser honestos y gratuitos y, por supuesto, disponer en su base de datos de la mayor información posible sobre marcas, modelos y funcionalidades. Ahora bien, un comparador de producto también puede servir para una empresa en concreto, para que el cliente consiga aquello que está buscando sin necesidad de pasar horas buscando o investigando.

¿Es útil un comparador de productos para mi negocio?

Entonces, ¿también puedo desarrollar un comparador de producto en mi tienda online o en mi página web? Por supuesto, ya que la tecnología es semejante. Eso sí, tienes que buscar empresas especialistas que dispongan de ingenieros formados específicamente y que tenga el apoyo de comunicadores y profesionales en marketing. Porque no solo vas a necesitar una fantástica base técnica también personas que sepan cómo se mueve el público de Internet.

Los comparadores de productos son útiles cuando tienes un catálogo bastante grande o cuando quieres dar ideas para hacer más atractivos tus productos. Ponemos el ejemplo de una gran superficie de moda multimarca con ropa, calzado, complementos para mujer, hombre y niños. Con un comparador de producto adecuado (talla, temporada, prenda, color, precio que quieres gastar…) puedes filtrar los que son de más interés.

¿Cuándo necesitas un comparador de productos?

Pero un comparador de producto bien hecho va más allá de un buscador complejo y, con el debido apoyo en marketing de contenidos, puedes ofrecer casi de todo. Siguiendo con el ejemplo anterior, puedes buscar las prendas necesarias para un evento especial, para el día a día o el estilo más adecuado a tu forma física. Las posibilidades, como todo en lo que se trata de innovación, son infinitas.

Seguimos como más ejemplos, podemos buscar los productos para hacer una mesa dulce o un buffet para el desayuno si se trata de una pastelería o una tienda de alimentación. Damos más ideas, aunque nos la roben que así de transparentes somos, puedes crear un comparador de productos en tu página si tienes una tienda de muebles (para decorar una casa, un apartamento, una estancia concreta…),  si dispones de un centro de estética (con una serie de clicks se puede saber qué crema o maquillaje necesitas) o de un servicio de salud con una serie de preguntas…

Estos comparadores de productos, apoyado con un marketing de contenidos bien hecho y una acción adecuada en redes sociales, pueden ser ese servicio adicional y novedoso que te destaque definitivamente de tu competencia.

¿Hablamos? En Web-Consulting somos especialistas.

Por Candela Vizcaíno

 

Consúltanos a través de nuestro formulario

Si quieres que tu negocio venda en Internet,

cuéntanos tu proyecto sin compromiso

O si lo prefieres, llámanos tú : Tlf. 925 96 08 07

   
 

Pin It on Pinterest